lunes, 11 de enero de 2010

LOS NIÑOS DE KERRGALLO (XIX). RAQUEL Y LAS PIRULETAS




                                                     

Hace unos días leyendo la web de nuestro amigo David y Abdulay Jallow, engambianoproblem.com,  me topé con un comentario de una mujer que había pasado por Gambia, como tantos otros españoles. En su comentario ponía una reflexión muy interesante sobre la mesa, y me gustaría trasladar a este blog ese debate, pues si bien ella se centra en las piruletas, bien podría ser que ello nos diera para más, y os confesaré que al trasladar este asunto aquí lo que pretendo es posteriormente reflexionar a fondo sobre los comportamientos de los bien intencionados, por supuesto, viajeros y sus consecuencias sobre unos seres humanos tan vulnerables como son los niños, especialmente los niños pobres. Y tratar de exponeros, más adelante, mis opiniones sistematizadas sobre esa relación turista-niño africano, para tratar de mejorar las cosas sin otra intención que proteger a los niños y orientar a los mayores.
 
Dejémoslo aquí, por ahora y leamos el interesante y sugestivo  comentario de Raquel:


“Hola a todos,
hace unas semanas volvimos de Gambia, estuvimos con Abdulay y fue genial.
Quería escribir por algo de lo que vi y en seguida me llamó mucho la atención. En muchas de las aldeas que visitamos los niños nos pedían caramelos, y reconozco que alguna vez se los dimos, como supongo que muchos otros turistas.
El caso es que hay aldeas (las mas cercanas a las carreteras) donde paran 2-3 furgonetas de turistas al día y, sinceramente, no creo que eso sirva de algo darles piruletas si no para destrozarles las dentaduras y para que sea lo primero que piden nada mas verte. No es ninguna ayuda nutricional e incluso parece que con ello "compráramos" unas fotos o unas sonrisas... algo triste.


Creo que Gambia en 5-10 años será mucho mas turístico, y en vez de 2-5 furgonetas al día, serán 10 o 15 ¿y todos les darán piruletas y caramelos?.
Al final decidimos que les daríamos lo que llevábamos a los profesores de los colegios, ellos sabrían cuando premiar a un niño por un buenas notas o comportamiento en la escuela.
Quizás tampoco sea una solución pero creo que deberíamos pensar en el daño que puede hacer nuestra "caridad" por muy buena intención que tengamos.
¿qué opináis?”

Y vosotros qué opináis?   


Ahmed

20 comentarios:

Marta dijo...

Hola a tod@s!!

comparto totalmente la opinión de Raquel, no creo que sea nada bueno para los dientes de los niños, a nosotros siempre que nos pedian caramelos les deciamos lo malo que son para sus dientes y la verdad es que se quedaban mirándonos como diciendo "que raros son estos blancos que en vez de darnos dulces nos dicen que no son buenos para nosotros..."
A parte de que no sean buenos para sus dientes si todos los turistas siempre regalan al final los niños acaban no por pedir sino por EXIGIR y eso sigue siendo igual de malo o peor para ellos...

Saludos mi querido amigo.

Ahmed dijo...

Hola Marta, gracias por tu comentario. Pero no hace falta esperar "al final" de hecho esa actitud exigente ya existe muy amenudo, pues al no existir el contacto humano previo a la entrega de ese caramelo se convierte en algo ritual en donde el receptor lo que le importa es su parte en el asunto.

Un abrazo

Ahmed

Gabi dijo...

El único dia que de verdad nos pidieron caramelos fue el dia que hicimos la visita mas turística (la aldea de Kunta Kinte).

Y fue especialmente curioso. Cien metros antes de que el taxi llegara a aldeas y poblados los niños ya salian a la carretera para pedirnos caramelos a nuestro paso.

Ese dia no dimos ni uno... y el resto de dias tampoco... y eso que teniamos porque algún familiar nos habia dado.

Esto me demuestra que alli por donde pasan mas turistas es por donde piden mas... ¿y de quien es la culpa? de los niños o de los turistas... jeje... para mi no hay duda: de los TURISTAS.

Allí por donde pasamos mas es donde damos mas caramelos y es donde piden mas caramelos. Los niños de África no nacen sabiendo pedir caramelos a los blancos, pero los turistas los malcriamos.

¿Y esto porque pasa? ¿Porque damos caramelos? ¿Porque cuando dices que vas a Africa todo el mundo te da caramelos para llevar? Pues la razón primera no la conozco, pero es claro que llevamos caramelos SOLO para lavar nuestras conciencias. (De la misma manera, muchas veces, llevamos bolígrafos para lo mismo.)

¿Porque sirven de algo los caramelos? Coñe si a nuestros hijos en Europa no se los damos o se los damos a cuentagotas por mil razones, no hay razón para darlos en África. No sirven de nada.

O si. Dar caramelos sirve para sertirnos bien mientras pasamos por unas aldeas pobres y desoladas. En definitiva damos caramelos para sertirnos bien nosotros mismos porque no podemos ver mas alla de los arapos, el polvo y los mocos colgando.

TENEMOS SENTIMIENTO DE CULPA frente a los africanos y damos caramelos a sus hijos para pedirles perdón... megggggg ERROR.

Y el tema de darselos al profesor... pues mas de lo mismo. Tal vez acaban comiendose los caramelos los hijos del profesor. Menuda ayuda!!!

Salut i Força al Canut

Ahmed dijo...

Hoy comenzamos a llevar un grupo de chicos de Kerrgallo al dispensario de Heike. Martes y Jueves, 10 cada día. Ya os relataré la visita y los diagnósticos (pa llorar), pero solo para añadir algo a este asunto de los caramelos: de los nueve niños llevados hoy, excepto dos que eran jóvenes de 17 y 19 años, el resto no pasaban de 13, bueno pues TODOS estos últimos padecían de caries, CARIES. Y no son de los niños que piden ni reciben caramelos, excepto desde que los turistas y amigos han empezado a pasar por su aldea. Lo cierto es que los dientes a los niños se les pudren por la falta de nutrición en general, y entre el resto de cosas también les falta calcio, pues la leche y los huevos, no saben lo que son, como la mayoría de las cosas de comer.
Vale, pues éso: todos CARIES. ¿Y vamos a darles caramelos?
A tenor del asunto le he preguntado a Heike (para añadir su oponión a esta encuesta) qué pensaba de los caramelos que los turistas dan:

"Es una idiotez y una barbaridad. Mejor que repartan paquetes de spaguettis." (Heike Tautz)

Ahí se queda.

Ahmed

Marta dijo...

Buenísima la respuesta de Heike!!

Nos alegramos mucho de que Heike esté visitando a los chicos, ya nos contarás!

Muchos besos para tod@s!!!!!

Anónimo dijo...

Creo que no nos estamos lavando ninguna conciencia por dar caramelos,nosotros no tenemos culpa de haber nacido en el 1 mundo(por llamarlo de alguna manera)y de que Africa se encuentre en la situacion en la que esta.Ellos simplemente estan pidiendo un caramelo.Que es lo que piden nuestros niños?cosas mucho mas valiosas y el 80% se les concede.Que significa un caramelo?Lo que si me sentiria fatal es que pidieran dinero,como me ha pasado en otros paises.Dejemos que disfruten de lo minimo que tienen que es un simple caramelo

Anónimo dijo...

Tampoco todos tenemos grandes recursos para ofrecer cosas mas valiosas.Por mi parte entregare en mi proximo viaje todo lo que este en mis manos.Pero hay que ser realista vivimos en el sistema y nos solidarisamos dentro de nuestras posibilidades.

Historias de África dijo...

pues yo tengo un debate interno contradictorio... para mi lo ideal... es que los niños pudiesen tomar dulces o caramelos dentro de unos limites y no porque si... no cada vez q vayan turistas den caramelos y les acostumbremos a eso... pero si a lo mejor de vez en cuando como un premio, pq el caramelo esta bueno... yo lo hice y creo q me equivoque en muchos casos... pero... ni blanco ni negro... me quedo en el gris...al menos yo no lo hago por lavar conciencias... igual es un error...todo dentro de un orden, no voy hacer demagogia del asunto pq como ese hay millones de casos diarios... p.ej pq comer un helado de nestle, o comprar algo en el corte ingles o meter mis ahorros en un banco... cuidado con lo que hacemos pero tampoco seamos radicales... la virtud esta en el termino medio... un saludo. david

Ahmed dijo...

Querido amigo o amiga Anonimo, yo te agradezco mucho que expreses tu opinión en este foro, pues creo que del contraste sale más luz que de cualquier otra parte.
Gabi no creo que lo haya puesto fácil al introducir un jucio de valor sobre las intenciones, las motivaciones mejor dicho por la que los blancos dan caramelos, y mucho menos una motivación tan acusatoria como es el complejo de culpa. Hacerlo así es invitar a que nos tengamos que defender de una acusación probablemente injustificada y sobre todo indemostrable: es una interpretación subjetiva que habría que dejársela a Dios o a los psiquiatras.
Implicar el Ego, o si quieres el Yo, no facilita la comprensión del asunto. Es mejor poner encima de la mesa el Tú. Que en este caso son los niños, y tratar de entender , más allá del Nosotros si lo que hacemos les favorece o no. Y no siempre todo lo que nuestros niños o cualquier niño DESEA o PIDE debe de darse o simplemente es conveniente. ¿ O es que les damos a nuestros hijos cualquier cosa que nos pidan? El deseo no debería ser por sí mismo razón suficiente para la acción, bien sea el deseo de uno bien sea satisfacer el deseo del Otro. Lo que debe de ser determinantes es la Justeza y la Conveniencia del acto en sí, o de ese acto en esas circustancias. Y es ahí donde es el CRITERIO y la consideración del bien del otro, quien debe de jugar el papel determinante.

Por ejemplo "anónimo": Raquel ha planteado una realidad: cada día en esos lugares de paso de los turistas pasan 2 o 3 o más fdurgonetas, y en el futuro irá el número en incremento. No eres tú solo quien das, son mucho ¿es conveniente eso para su salud? ¿es conveniente eso paea su educación?

Hay en definitiva que desimplicarse, no poner tus deseos sobre el tapete, y creo que tampoco la EMOCIONALIDAD, sino el bien de los chavales y por tanto hay que usar la razón. Considerar las consecuencias, antes de hacer algo.

Un afectuoso saludo

Gustavo

Ahmed dijo...

Anónimo, has dicho "vivimos en el sistema...". Tienes razón, pero hay que completar lo que apuntas. Yo creo que por vivir en el sistema, y sobre todo por no comprenderlo del todo cómo funciona y como nos afecta y determina, SOMOS parte del sistema.

Y si hay cosas que no nos gustan del sistema deberemos al menos, ya que no parece fácil cambiar el exterior, cambiar la parte del sistema que está en nuestro interior: pura y simplemente para liberarnos y además para dejar de ser gratuitos reproductores del mismo. Que es , a lo peor, lo que estamos haciendo con nuestras irreflexionadas acciones con los niños africanos: reproducir los vicios y errores del sistema.

¿Qué es el sistema? el sistema no ES SOLAMENTE una maquinaria exterior politico-económico-militar. Ni siquiera ES TAN SOLO una camarilla illuminati-masónica qu en la sombra dirige los destinos del mundo. El sistema podría ser éso y más, pero el sistema no existiría si no se reprodujera dentro de nosotros mismos, con su manera de moldear el tipo de ser humano adecuado para que la maquinaria funcione.

El sistema requiere, en principio de 1) una visón materialista del mundo y de la existencia, para 2) abocar al hombre hacia el disfrute de lo que esta vida y la naturaleza, y sobre todo la maquinaria productiva, puede ofrecerle, estimulando los deseos de posesión y consumo, más allá de las necesidades básicas y suficientes, es decir COPNSUMISMO. Y para que ello pueda funcionar así es necesario estimular los deseos o crearlos de la nada, artificialmente.

El sistema , para empezar se fundamenta en éso. Luego se remata con otras cosas, pero la base es ésa.

Cuando , acostumbrados a "darnos el gusto" por cualquier cosa que podamos desear, nos dejamos llevar por ese impulso creado a través del estímulo exterior, estamos cediendo el control de nuestros actos al IMPULSO y a la EMOCIONALIDAD, en el mejor de los casos, en el peor lo cedemos a la voluntad de los otros que son los que manejan nuestros deseos y emociones a través de formas diversas.

Lo que hacemos con los niños africanos es reproducir el sistema, exportarlo, pensando que ellos necesitan lo mismo que nosotros. Por supuesto me refiero a las cosas supérfluas no a las necesarias. Pues el consumismo se basa en dar a lo supérfluo un papel de objeto deseado imprescindible.

¿Los niños africanos necesitan zapatillas de deportes de colores y diseño o simplemente calzado? Cuando les damos éso, que además a los dos meses (que es lo que duran) se estropean y no pueden comprarse otras igual , ¿Qué estamos haciendo sino provocar el deseo por algo supérfluo y para ellos inalcanzable?

Cuando en vez de comprarles las putas zapatillas de deportes, les compramos unas simples playeras, y en sus caritas se refleja la frustración de que no es lo que esperaban ¿qué les estamos haciendo sino frustrarles al haber creado una necesidad ficticia (exportada desde nuestro sistema) basada en el estímulo visual y egóico de un objeto donde su función principal está en la APARIENCIA que es por donde se capta el deseo falso?

Anónimo, hay que reflexionar y nos tenemos mutuamente que aconsejar, pues aquí lo importante son los niños. Su educación. Y no procuremos incoscientemente repetir los errores de nuestro sistema, pues mejor que ellos, nosotros sabemos que la primera víctima de ese sistema somo NOSOTROS MISMOS.

¿Vamos a llevarlos a ellos por el mismo camino?

¿Tú, que piensas?

Un afectuoso saludo

Gustavo

María J. Roldán dijo...

Lo dulce siempre alegra la vida...

Gabi dijo...

... y a veces destroza los dientes.

Anónimo dijo...

Vaya, vaya... veo que sigues en la brecha. Ayer vimos muy emocionados en video que sobre vosotros han colgado en youtube. Me emocionó veros "in motion" después de tanto tiempo y hoy os he seguido el rastro hasta este blog.

Sólo mandaros un beso enorme a todos los que estáis allí. Ya seguimos.

Xenki.

The Monkeys' Farm dijo...

Vaya Xenki, eres el espectro del inspector Gadget en persona...un sabueso, y yo con traje de camuflaje en la selva, y ni así. Juá.
Ya ves, siempre enredando...

Me alegra mucho, bromas al margen, volverte a encontrar en el ciber espacio,y en esta historia en concreto. Bienvenido pues.

Anónimo dijo...

Hola Gustavo
Soy Aida aqui en Gijon desde que les comente la historia de kergalo alguna gente se esta implicando y pensando soluciones para la mosca blanca..Teneis botellas de lejia amarillas??si es asi poner una en medio de la huerta en un palo, lo utlilizan en cultivos ecologicos.De todas maneras yo voy a llevarte mas soluciones q me han dado aqui, ajos es facil conseguir alli?porque tambien hay un remedio con ajos.Me ha comentado un cliente que tiene una finca aqui en Asturias que el arbol del aguacate se da muy bien, pero seria para dentro de 3 años mas o menos lo que tarda en crecer, quieres que te lleve semillas de aguacate?que tipo de semillas quieres que compremos?o se te ocurre otra cosa que pueda comprar aqui?y lo de el cuadro"collage"de las fotos de los niños, para la clase te parece bien?
Aida

The Monkeys' Farm dijo...

Hola Aida, vaya batería de cosas.
Mira lo de los botes amarillos, a mí en el pasado no me dió buen resultado.
Lo de los ajos ya me dirás que hay que hacer.

Semillas no necesitamos, tal vez para mí un par de sobre de perejil. Y si tienes huesos de aguacate estaría muy bien. Yo tengo dos aguacateros y uno de llos esta temporada dió aguacates de 650 gramos, buenísimos. Es un árbol muy interesante aquí.

Lo del collage sería un detalle bonito. Ya tenemos casi todos los bloques realizados, pronto empezaremos a levantar las paredes, será emocionante ver levantarse la escuela...

Hasta quizá tengamos un pedido para la carpintería para hacer más pupitres, realizado por Makamuru, esto nos va ayudar a seguir dándole posibilidades a esa escuela de carpintería, y esta vez marcaremos un 30% de beneficio y parte irá para los chavales.

Aida gracias siempre por tu colaboración y buen rollo.

Un saludo y hasta pronto

Gustavo

Las plantas de caléndula pronto se podrán repicar y veremos con el tiempo los resultados

Anónimo dijo...

Hola chicos, a mí lo que más me molesta de los caramelos es que algunos turistas torpes los tiran desde el coche en marcha, eso es muy fuerte porque cualquier día los niños, se tirarán en medio de la carretera gritando “tuba minzi” y, puede ser desastroso. A mí me gusta que cuando alguien me da algo, me lo de en las manos y con una gran sonrisa, e incluso que primero sepamos nuestros nombres (por lo menos).
...que a nadie nos amarga un dulce.

Muchos cariñicos desde Zaragoza.

Flor

Ahmed dijo...

Así es Flor, creo que una parte del problema radica en la forma en que se hace. Y desde luego para mí, al decir forma, no me refiero solo a los caramelos tirados desde el jeep, sino tambien, a la forma impersonal que se tiene de acercarse a una aldea , pararse, acuden los niños, se les pone en fila si se puede controlar y se procede al reparto...
La forma es una parte del problema. Otro y muy importante es si la abundancia de caramelos, como explica Raquel, en determinadas rutas trilladas por turistas supone un problema o no de glucosa para los dientes.
El tercer problema a considerar son los efectos educativos sobre los niños: pues se acostumbran a pedir, esto es un hecho abrumador y lamentable. Y pedir, desde mi punto de vista, no es bueno, ni siquiera cuando lo que se pueda pedir se necesite.
Yo no se si esto pasará en otros países o continentes, pero aquí, aún y no necesitando muchas cosas, la gente está acostumbrada a PEDIR, ésto o lo otro (cómprame una máquina de coser mejor que la que tengo...recientemente me dijo un tipo, así por la cara, y le contesté "pues deberías estar contento por tener la que tienes, a mi mujer se le ha roto la suya y no tiene ninguna así que si no te gusta la tuya dámela que a mi mujer le encantará, anda, coño, dámela"), y a considerar que el blanco DEBE de darlo. ¿Por qué piensan que debe de darlo? ah¡¡ tremendo asunto. Quizá es porque si la mayoría da, los que no dan por la cara, son los que inculpmen la norma y deberían dar. Quizá es porque la abundancia de presencia de ONG y blancos que hacen cosas ha consolidado esa posición. Quizá es porque es muy difícil que a alguien que se le acostumbra a recibir no se deslice por la pendiente fácil del mendicante, pues resulta que eso de obtener algo de manera tan sencilla engancha.

Creo que si se quiere dar un caramelo a un niño, hay que establecer previamente una relación con él, establecer un contacto, y tan solo en ese marco y con humildad y discreción, no como los pajes de los Reyes Magos en las cabalgatas, hacer ese gesto.

Y si el turista no puede hacerlo porque el tiempo o las circustancias no le facilitan pararse y perder un tiempo y entrar en contacto, más allá de las paradas rápidas que hacen los guías para que se proceda al reparto, creo que de ninguna manera se debería hacer.

Saludos

Gustavo

Marta dijo...

Totalmente de acuerdo con lo que dice Ahmed.

Saludos!

Anónimo dijo...

Me gustaría saber si alguien tendría narices para plantarse en un pueblo noruego y repartir caramelos o bolígrafos a los niños...El que hace tal cosa lo hace en países empobrecidos para lavar su conciencia,no hay más. Mejor dejar las cosas útiles(desde luego nunca caramelos) en los centros sociales de los poblados, en las escuelas,donde harán un reparto justo. Y llevar lo que realmente necesiten, no productos inservibles con los que les creamos necesidades estúpidas.

Laura