jueves, 4 de febrero de 2010

LOS NIÑOS DE KERGALO (XXVIII). Dos importantes reuniones.


Cuando el último día que llevamos al tercer grupo de chavales para que Heike les visitara, y ella cogió un buen cabreo porque por tercera vez el grupo venía encabezado por una persona distinta, supuestamente responsable de ello y de la supervisión de la toma del tratamiento, pensé que su reacción era importante y traería sus frutos.

Se convocó ese mismo día una reunión para el miércoles , ayer, en donde debía venir el profesor, para aclarar ante Heike quién se hacía responsable y fijar la dinámica para las visitas.

En el interín yo había tratado de encauzar el problema, que no es otro que algo que falta mucho por aquí: la disciplina , las responsabilidades contraídas y la obligación de mantenerlas personalmente sin delegarlas a otros, cuando surge cualquier pequeño imprevisto o simplemente por la comodidad de que un “inferior” se haga cargo de tu asunto...Todo eso ya lo conocemos bien.

Mantuve una reunión con un par de chavales, les expliqué, como os dije, que era hora de que los más mayores asumieran la responsabilidad de ayudar a hacer de su comunidad algo que funcionara, y lo primero y absolutamente básico era la limpieza corporal, la ingestión suficiente de agua y la toma de las medicinas prescritas. Y para ello les propuse organizar cinco grupos de diez. Cada grupo con un responsable y esos cinco responsables dando cuentas a otro. Lo vieron factible, lo discutieron entre ellos y con el profesor.

Cuando se llegó a la reunión con Heike el plan de respuesta a sus lógicas exigencias, estaba dado. Para Heike se trataba tan solo de forzarles a que el profesor acompañara cada visita. Para mí , el incidente, debía ser la oportunidad de sentar las bases de una organización interna que facilitara el funcionamiento general, poniendo en orden esa tropa anárquica, que fuera la base de una transformación radical a medio plazo. Y fijar a fuego ese plan, en el marco de una reunión “solemne” en donde el compromiso no solo lo fuera ante mí, sino ante el Hospital, lo cual  era lo más conveniente para introducir una estructura y funcionamiento que habrá de transformar sus usos, su cultura.

Días atrás, Heike insistía en que por ellos mismos nada funcionaría. Yo lo dudaba, y en todo caso ese era mi desafío, el que considero tan o más importante que la asistencia material. Es ese tipo de caridad, de acción intrusiva y transformadora, que actúa no sobre el plano horizontal de la asistencia material sino sobre el plano vertical de los hábitos, la cultura , la educación y el espíritu.

Sigo guiándome por esa frase esclarecedora del Libro que esos chavales aprenden,  que dice “Dios no cambia la condición (exterior) de un pueblo, hasta que ese pueblo no empieza a cambiarse así mismo (interiormente)”. En definitiva que es en nosotros mismos donde residen en último extremo las claves de nuestra superación, y liberación, que es en último caso el interior de las personas la que es capaz de modificar las condiciones exteriores. Que somos nosotros , en suma, los últimos y decisivos responsables de nuestra condición. Que somos libres, y no esclavos de las “circunstancias”. Causa y efecto. Karma. Orden perfecto, aunque nos seamos capaces de comprenderlo, a veces, y busquemos en los demás el origen de nuestros problemas.
Los demás son los verdugos o ejecutores de las sentencias que sobre nosotros mismos , tan solo nosotros,  dictamos. No hay casualidad ni caos.

Heike me había comentado que conocía a algún voluntario de los Peace Corps y que trataría de involucrarlos para que desarrollasen una acción de apoyo para esa comunidad. Genial aportación.

Los Peace Corps, es una organización GUBERNAMENTAL de los Estados Unidos de América, creada por John Fitzgerald Kennedy, cuyo objetivo, al menos el declarado, es la ayuda a los países del tercer mundo, a través de voluntarios norteamericanos que colaboran en proyectos sociales de todo tipo. Son decenas de miles de voluntarios distribuidos por todo el mundo, que viven en los poblados, aprenden el idioma, y toman nota exhaustiva de las realidades sociales de base, e intervienen solidariamente.

Allí había una chica sentada de espaldas, de la que en principio vi su corta melena rubia. Sentada entre las personas que esperaban visita.

Yo había convocado para esa reunión no solo a Mr Njai, el profesor, sino a Hafiz, el muchacho que es más mayor , más maduro y respetado, y Mustafá, otro extraordinario chaval, los cuales habían  trasladado a esa comunidad mi propuesta de organización, y sobre los que fiaba el éxito de su implementación. Con ellos tres ,  por tanto, me presenté ayer a esa reunión.

Al instalarnos en el porche que hace de sala de espera, intuí inmediatamente que aquella chica era una americana que Heike traía para ver de aportarles ayuda. Así que me fui a ella para presentarme y saber quién era. Inmediatamente el asunto quedó claro, con lo que aproveché los minutos de espera hasta que los últimos pacientes finalizaran para poder iniciar la reunión, para explicarle a Erika, que así se llama, la historia y situación de los niños de Kerrgallo. Ella me dijo que había varios voluntarios recién llegados que se tomaban tres meses de observar y contactar con la realidad y los problemas, antes de decidir un destino para su tiempo de estancia en Gambia.  Y que aunque ella no podría hacer ese trabajo, lo iba a trasladar a sus compañeros para ver qué se podía hacer. Estaba claro que esta voluntaria, tenía un “rango” especial en su organización. Sus maneras eran las de una persona muy concentrada mentalmente ante lo que se desarrolla a su alrededor y de gran prudencia, y mayor distancia. Un scanner.

Perfecto, si de ahí sacábamos algo, para la huerta, para el cuidado higiénico-sanitario, para clases de inglés, de matemáticas...en fin, lo que necesitamos para que todo lo que se está haciendo materialmente gracias a vuestra solidaridad tenga un remate perfecto, con la aportación humana imprescindible.

La reunión se remitió a una exposición por mi parte, de manera pública y solemne, de las exigencias que nos planteaba la realidad sanitaria de los chavales, cuya situación de higiene y salud se ponía por delante de cualquier otra necesidad. Y que para abordar esa prioridad, no solo se requerían elementos físicos, como solucionar el problema del agua y  de los lavabos, sino de manera especial un cambio de rutina en la disciplina de los chicos. Por tanto el asunto pasaba por organizarlos de manera que asumiendo algunos de los mayores responsabilidades en ese asunto, cumplieran el papel que el profesor no está en situación de hacer. Tal y como os comenté con anterioridad.

La respuesta de ellos, por haber estado discutida y decidida fue clara: estaban dispuestos y como dijo el profesor textualmente, “cumplirían con cualquier cosa que yo propusiera , obedientemente y con honor”. Le dije que eso ya lo sabía y que confiaba totalmente en ellos, pero que lo más importante no era eso, lo importante es que entendieran por qué eso debía ser así, pues yo podía dejar de estar con ellos un día y que lo importante será que entonces todo siga funcionando igual o mejor, porque hayan introducido unas normas básicas en su vida, sabedores que ellas eran imprescindibles. Antes ya les había advertido que de no hacerse las cosas así, yo no continuaría apoyando el desarrollo material de la escuela ni la resolución de sus problemas. Sin auto responsabilidad, disciplina y conocimiento del a, b, c básico, no sirve de nada construir escuelas ni dar arroz. Lo entendieron y tomaron clara nota.

 Para rematar el asunto, esos responsables de grupo, aparte de asumir la responsabilidad de velar por los cinco bidones que se les entregarán para que cada día estén llenos a disposición de su grupo para ducharse y para beber dos litros mínimo de agua cada día, se ocuparán a su vez de que cada chico tome las medicinas que Heike prescribiera.

Heike concretó su asunto al final, pidiendo que siempre deberán de asistir a las visitas tanto el profesor como Hafiz el coordinador de responsables. Así se hará.

Lo que podía parecer una lectura de cartilla, fue asumido por el profesor y por los dos muchachos  con una entereza y sinceridad, a mi juicio, encomiables. Mostrando su comprensión porque las cosas debían ser así y su agradecimiento por la ayuda que se les estaba prestando. Nada de falso orgullo, nada de trampas para seguir teniendo otras cosas, nada de egos.

Erika, la americana, se mantenía prudentemente en segundo plano, sin abrir esa boca con la que en los momentos anteriores a la reunión, hablando con el profesor me dejó de una pieza al escucharle hablar mandinga fluidamente...sabedor pues me había comunicado hacía 10 minutos que tan solo llevaba 1 mes en Gambia. Esa chica estaba bien preparada. Fenomenal. Ella tomaba notas en su cuaderno a medida que la reunión transcurría... Me quedo expectante ante la respuesta que podamos tener por parte de los Peace Corps. Intuyo, pero nunca se sabe, que no habrán tenido muchas oportunidades de estar trabajando estrechamente con una escuela coránica y que , sociológicamente hablando, ello es un asunto interesante para quienes procesan la información en P.C.

Me pregunto qué estará pasando por su cabeza respecto a quién es ese tal Ahmed y por qué hace lo que parece estar haciendo por esa comunidad.

Si logro involucrar, como deseo, a los médicos cubanos para que periódicamente pasen por la aldea a controlar la marcha de los chicos, tenemos material para montar una de John Le Carré. Americanos, cubanos y... ¿ el tercer hombre? ¿Quién es? ¿Para quién trabaja? Juá. Literatura tan solo, tercer nivel para el entretenimiento de una historia que se construye sobre la dimensión cotidiana (horizontalmente hablando) y la dimensión vertical de la misma. Símbolo, Realidad y ficción. Los Niños de Kerrgallo.

Nos pasamos los números de teléfono y quedamos estaríamos en contacto.

Eso fue ayer, Hoy ha sido otro día. Un grupo de turistas involucrado en traer batidos y medicinas para Heike, tras su excursión a Fathala, pasó a tomar arroz por allá...

Cuando las prisas del guía por no quedarse atrapado en la cola del Ferry colapsado por los millares de peregrinos que vuelven de Tuba en Senegal, les hizo levantarse sin tomar el té, y tras despedirles en la explanada, me quedé a disfrutar del sombrajo de palmas que hoy no lograba hacernos olvidar el aire cálido del desierto que llegaba hasta donde estamos. Y dispuesto a beberme con el profesor todos los tes que estaba seguro empezarían, uno tras otro , a ponernos encima de la mesa. Han sido las dos horas más agradables que he pasado allá. Ajeno a la tensión de hacer de puente entre dos mundos, he disfrutado de la conversación con Mr. Njai y una decena de chicos, entre los más mayores que han venido a sentarse con baba Njai y baba Ahmed, hasta que pasado un buen rato de conversación el profesor les ha invitado a dar buena cuenta del mucho arroz sobrante de las muy abundantes fuentes que nos sirven, que aún estaban sobre la mesa. A los chavales se les ha iluminado la cara, acostumbrados como están al arroz casi blanco y poco más.

Antes del festín hemos hablado de muchas cosas. Del pozo que no tiene reparación, lo primero.

Ellos están dispuestos a excavar con sus manos otro, pero reconocen que no sabrían hacer los anillos de cemento. Estos días le he dado vueltas al tema: no queda otra alternativa que hacer un pozo nuevo, con anillos de cemento, sin esperar al de la subvención. Así se lo he comunicado por email a nuestro amigo Jaume que insiste en echar una mano. No vamos a tener problemas de financiación pues Marta y Gabi nos envían una cantidad, y una querida amiga de Zaragoza me dice por segunda vez que deje de joder y le envíe un número de cuenta, que ella es de Soria y no es persa, luego por tanto no hay que hacer que pida las cosas tres veces para saber si es sincera o no. Así que entre San Cugat, Sabadell y Zaragoza, y sin tener que tocar el balance con el que se finalizará la escuela,  si Dios quiere, vamos a hacer ese pozo, lo antes posible.

 ¿Oído cocina? Servidor espera confirmación de pedido.

La agradable y distendida sobremesa, té a la menta para el profesor y para mí, sobras deliciosas de arroz para los muchachos, y viento del desierto para todos, ha tenido un remate que era lo que tocaba hacer tras el primer plato en la reunión con Heike de ayer.
He vuelto a insistir en todos los argumentos y programa de acción, en la organización de la comunidad de chavales, en la importancia del cambio de hábitos y en la disciplina.

El tema está ya muy maduro, pero había que rematarlo con lo siguiente que  he dicho al profesor. Y es  que quiero dos cosas: una que destine bajo mis órdenes  a Hafiz porque lo voy a entrenar para que cumpla el papel de supervisor; dos,  que me de autoridad manifiesta ante todos  los chavales para organizarlos personalmente en su vida cotidiana.

Autorización expresa, y que debe de entender que quien se muestre rebelde a la nueva normativa ,tras las explicaciones y oportunidades que sean necesarias, si no entra por el tubo, simplemente le pagaré el billete de vuelta a Serekunda, Senegal o Guinea. A la calle.

Ahora se van a dispersar la mayoría pues se acerca una fiesta grande del Islam como es el aniversario del nacimiento del Profeta, y como tras la Fiesta del Cordero, el regreso de sus casas será escalonado y perezoso. Cuando todos estén de vuelta, empezaremos el plan. Los chavales asistentes a la sobremesa han asentido entusiasmados ante esa llamada a la disciplina y a la organización...ya veremos a  los reclutas cuando empiece la otra  fiesta, por ahora están muy contentos, y yo estoy seguro que lo están, pues tan solo aprecian que el universo conspira a su favor. Que tras años de abandono se ocupan de ellos.

Y yo también lo estoy. Razonablemente contento y esperanzado, pues ahora el desafío llega a donde debiera, al meollo, y ése siempre es el más interesante.

A los toros se les coge por los cuernos ¿habéis cogido algún toro por los cuernos? Yo sí,  una vez aquí en Gambia, para que le pinchara un  veterinario que intentaba hacerlo como quien pone una banderilla desde dos metros de distancia como si alguien le tuviera cogido por el culo y tirara de él lejos del toro, era un veterinario de ovejas y cabras, tratando de alargar el brazo más allá de lo posible  y aprendí que el refrán tenía trampa. Al toro se le coge por los cuernos, es cierto, pero lo que Habibu, un fula a quien de pequeño un toro le había ensartado por el estómago, hizo cuando yo por ahí le cogí al animal fue agarrar una pata delantera, mientras gritaba “boss no ¡¡, its very dangerous, very dangerous..¡¡”, y pasársela por encima de uno de los cuernos: a tres patas el bruto cabreado por la cogida por los pitones y los pinchazos dubitativos del falso veterinario por detrás mientras le sujetaba por la cola,  a pesar de lo que era, ya no era lo mismo, no empujaba ni maniobraba igual a tres patas que a cuatro.

Lo que estaba cojo era el refrán: “Al toro se le coge por los cuernos. Pero trata antes que un fula le pase  una pata por encima de un cuerno, y la cosa será más fácil”.

Si no pasan por ahí, no habrá ni escuela ni leches.

4 comentarios:

isaama dijo...

Me parece fantástico que asuman sus responsabilidades, pero no te relajes y se paciente cuándo las olviden.
Tú les conoces mejor que nadie.

Gabriel dijo...

Osea que has entrado en contacto con la Central de Inteligencia Yanki (no escribo el nombre oficial porque rastrean la red). Madre mía!!! Estoy totalmente de acuerdo contigo. Deben haber visto algo tan raro que seguro que os ayudan. Deben querer saber que pasa por ahí. No te extrañe que empiecen a llegar extraños customers a la Granja.

Referente a lo del pozo. Y con los problemillas que he tenido con mi banco para poder enviar dinero a tu cuenta. Tanto que nos vemos obligados a viajar a Gambia para llevarlo... jeje... cap problema si la gente que quiere enviar dinero se pone en contacto con nosotros para llevarlo en mano.

Besazos y encantado de saber buenas nuevas.

Ahmed dijo...

Así es amigo Gabi, así es. Es lo que yo pienso...a lo mejor nos solucionan de un plumazo los problemas a los niños y a nosotros...juá¡ Habrá que tenerlos intrigados...vamos a invitar a los cubanos a la fiesta..juá¡ menos mal que no conozco a ningún fundamentalista que si no el guateque estaba servido..

Jaume, creo que va a funcionar, aunque soy optimista por naturaleza, espero no equivocarme y tener paciencia suficiente. La última sugerencia de Gabi, ya la había pensado, así que si quieres hablamos por email.

Un abrazo a todos

Flor dijo...

¡Oído cocina
Me pongo en contacto con Gabi, veo que va a ir a visitaros.
Besos