martes, 20 de abril de 2010

LOS NIÑOS DE KERRGALLO (LVIII). Viva Cuba , carajo ¡¡¡



Una vez Eva, Nuria, Cova y Cristina, han llegado a Asturias, me han enviado alguna foto de las que hice con su cámara para poder dejar testimonio gráfico del avance del techo.

Fué tan larga la tarde con los chavales , que abandonamos la explanada a la hora del atardecer, momento en el cual se hicieron las fotos, con muy poca luz.

La presencia esa tarde de aquellas cuatro mujeres asturianes fué una maravilla. En un santiamén ellas volvieron a la infancia y como unas chiquillas más no se les distinguía de las de la escuela excepto por el color de la piel. Las señoras de la casa del profesor contemplaban aquella escena con un pasmo y una alegría desbordada. Era algo sorprendente. Hubo que cortarles los juegos como quien manda a la ducha a una infancia que quiere sorberse la vida surmergida en el mundo fantástico de la inocencia, mientras ya los muchachos empezaban a acarrear la leña para la fogata diaria que les permite seguir recitando el Corán a la luz de las llamas . Había que marcharse antes de que las sombras nos trajeran el aullido de las hienas por la veredita que une esa aldea con la granja de al lado. No sin antes hacer esas pobres fotografías.





Estamos a la espera que el proveedor nos traiga unas maderas, que el carpintero vuelva de Senegal, para empezar a poner los trasversales que unirán los soportes triangulares del techo, y sobre los cuales se clavarán las planchas . También se techará el dispensario adjunto para los doctores cubanos.



Ahora, una vez se han levantado losperímetros de las terrazas de los lados este y oeste, los chicos se van a emplear en rellenar y poner a nivel la superficie interna total para poder proceder a derramar la base de cemento. Las cosas van a ritmo local, pero no está mal que sea así.

El esfuerzo solidario de Gibril Sarr, el herrero, ha sido maravilloso, y una esperanza, un tabú roto, un logro en la construcción de una cultura solidaria entre los mismos locales en la realización de sus propios objetivos , en el trabajo conjunto de negros y blancos, de ricos y pobres. Una historia distinta.

Por otra parte ayer tuve una alegría enorme por lo que de simbólico tenía el hecho: como cada día en mi deambular por el mercado de Barra, al ir de puestecillo en puestecillo, me asaltó algo que no había visto nunca en aquel Mercaedo de las Maravillas: unos pimientos verdes hermosísimos "tipo italiano"...éso solo podía venir de la huerta de los niños. Y al averiguar lo confirmé: estaba ante los primeros productos salidos de las manos de eso chiquillos y  de esa huerta que se vendían en Barra. Simplemente fué emocionante.

Era poca cosa, tan solo un comienzo, pero entre éso y aquel panorama de hambre y escasez que un día encontramos en aquella miserable explanada, había un abismo, cruzado en tan solo unos pocos meses.
Bendito sea Dios porque a Él pertenecen todas las alabanzas¡.


El viernes pasado tuvimos el gusto de compartir comida y charla en la terraza con el Jefe de la Misión Cubana en Gambia, Dr Suliberto y cuatro doctores más, entre los que se encontraban el equipo médico de Essau.

La reunión sirvió para abordar temas de mutuo  interés y objeto de colaboración como es el reparto seguro de la medicinas que llegan, la canalización de las leches para bebés que nos llegan de nuestra querida y activísima Asturias, el material de trauma que nuestro amigo Javier puede proveer desde Andalucía, los batidos nutricionales de Valencia y varios asuntos más de interés. Todo ello en el marco de preparar la agenda para la entrevista que la Misión Cubana, al más alto nivel, mantendrá con David, de Mensajeros X Gambia, con ocasión de su venida para la realización de las Primeras Olimpiadas de Kerrgallo, para dar forma a una seria colaboración con la Misión Cubana.

La Misión comparte con nostros y lo conoce como nosotros lo que es nuestra gran preocupación al conocer perfectamente cómo el gran esfuerzo personal de tanto donante, en medicinas, acaba perdiéndose en el entramado pestilente de la corrupción. El aspecto más feo de toda ella: el que se ejerce sobre las medicinas destinadas a los más miserables, para aliviar sus dolencias, que son recogidas con esfuerzo por parte de tanta gente que cree estar haciendo un gran bien,que son trasladadas con penalidades por tanto viajeros y mensajeros, para que en un plis plas, al llegar a destino vayan a engordar los asuntos privados de cuatro hijos de puta. La responsabilidad de aquellos que hacen de puerto de aterrizaje en este asunto es inmensa.

Por éso entre otras cosas nuestra admiración y respeto por la labor de los alemanes en Buniadu.

En ese sentido y para combatir ese grave asunto el Dr Suliberto propuso una imaginativa solución, que veremos si es factible implementar para dar un paso positivo en lo que nos interesa: que las medicinas lleguen a los necesitados,y  que no se extienda más la corrupción, que no se pierda el esfuerzo de tanta gente.

En dos años el Presidente de este país ha cambiado a ...cuatro ministros de Sanidad. Uno cada seis meses. Sin palabras. Es algo público.

Uno de los temas que más nos satisfizo fué, una vez más, pero en esta ocasión en mi presencia, que el Dr Suliberto tras estudiar la composición de los batidos hiperprotéicos se mostró convencidísimo de su acción benéfica para los niños, como antes lo estuvieron todos los doctores consultados incluido los pediatras, de tal manera que con el plato aún encima de la mesa, llamó al Dr Guimaraes, jefe de Pediatría del Royal Victoria en Banjul, para que ese mismo lunes, por ayer, se reuniera urgente con el Doctor Julio de Essau, para empezar a redactar el informe con el que se solicitará e informará a la parte gambiana del Ministerio de Sanidad, sobre el  estudio de campo que la Misión cubana va a realizar en la aldea de Kerrgallo para certificar los efectos positivos pormenorizados de la acción de estos batidos.



Este estudio no solo será una aportación científica novedosa, sino que certificará la buena práctica que la enfermera Heike, con tan buenos resultados registrados en sus estudios, realizó durante todos los meses en que se le proveyó de los batidos  y que tanto bien proporcionaron a los niños de Buniadu.

También Dr. Suliberto dió el visto bueno y con entusiasmo a que la presencia de los médicos cubanos de Essau, en el dispensario de Kerrgallo, para atender a estos niños, sea permanente implementada en visitas periódicas semanales. Fenomenal. Gracias amigos cubanos.

Ciertamente que su acción en este país, como en tantos otros a lo largo del Tercer Mundo es impagable, y lo alucinante es que sea tan poco conocida. Los que vivimos en un país como éste somos plenamente consciente de lo que ellos aportan y del horror y desastre que sería su ausencia.

Por ahora, todo sigue su curso en la realización de los objetivos que nos hemos marcado. Con constancia y sin prisas.

          Nuestra buena amiga, la doctora Maritza, recibió emocionada unas medicinas que imposibles de conseguir en Cuba, gracias al bloqueo del Imperio,  e imprescindibles para aliviar la importante enfermedad que sufre su madre, le fueron conseguidas por David y Javier, y trasladadas a Gambia en tan solo cuatro días a través de esa red de Mensajeros que tan excelente labor desarrollan. Como semanas antes lo hicieron con la medicinas precisadas para la doctora Bettys

 Cuando se las dí a Maritza en nombre de David y Javier, le mencioné las palabras del primero de ellos cuando le pregunté si podía solucionar el problema de mi amiga la doctora: "Cómo no vamos a hacer todo lo que sea por unas personas que dan todo por los demás?". La humildad y la emoción profunda con la que recibió esas palabras, me emocionó. Y más cuando le dije lo que David añadió: "No hace falta que lo comentes pero para que tú lo sepas, el pago de estas medicinas sale de mi bolsillo, yo no puedo cargar sobre la cuotas de los que las depositan para los pobres, un favor por merecido que sea, para un doctor cubano". Eso se llama en castellano castizo "hilar fino", que es lo que están requiriendo la sociedad civil frente a la gestión de los recursos destinados al tercer mundo.

Con una voz muy ténue y ciertamente emocionada Maritza susurró "Gracias , muchas gracias".

A vdes. doctores cubanos, a vdes.

Aunque tan solo fuera por vdes y por lo que lo que hacen, habría que gritar bien alto : ¡¡Viva Cuba, carajo¡¡

5 comentarios:

Anónimo dijo...

david: bravo bravo bravo bravo bravo bravo bravo bravo bravo bravo bravo bravo bravo bravo bravo bravo bravo bravo bravo bravo bravo bravo bravo bravo bravo
alucinante, genial, maravilloso TODO... vamos vamos vamos coño vamos...

Nuria dijo...

Me alegro mucho que todo salga pa'lante! Mucho ánimo chicos tenéis mucha fuerza ;)
Nu.

Eva dijo...

Uf Gustavo, me emociono al leer lo que has escrito....hasta se me han caído un par de lagriminas:)
Aquella tarde fue mágica...vaya que si volvimos a la infancia...a "las palmitas", al "palomita blanca es", al "que viene mamá pato":)...una tarde que no olvidaré en mi vida...
Me alegro mucho de que todo vaya por buen camino...espero que siga así...y viva Cuba!:)

Inma dijo...

Enhorabuena una vez más!!!!... desde aquí tenéis todo nuestro apoyo.
Un abrazo grande y gracias por todo lo conseguido!!!!

Cristina dijo...

Muchas gracias a ti, Gustavo!!! y a todas las personas que intentais con la mejor voluntad hacer el mundo un poquito mejor cada dia. No os desanimeis nunca...que queda tanto por hacer!

Un beso desde Asturias.