miércoles, 10 de marzo de 2010

LOS NIÑOS DE KERRGALLO XLII. ¡¡¡Agua¡¡¡¡¡¡






Pocas cosas tan emocionantes , tan intensas como ver brotar el agua.  Nosotros pasamos dos años , dos años ¡¡¡, sin agua, regando, limpiando, haciendo bloques y construyendo...sin agua. Yendo cada día al poblado a llenar bidones y más bidones.

El día que aquella empresa india conjuró el maleficio que debía sobrevolarnos y perforó 42 metros la tierra sin problemas cuyas apariciones en casos anteriores hacía inverosímil la historia de pasadas dificultades, no nos lo podíamos creer. Aquella madrugada del 16 de noviembre de 2006 nos despertó el run-rum del generador que tan solo podía indicar que la bomba estaba funcionando. A medida que,  aún medio en sueños y en la oscuridad preñada de la luz del amanecer que revienta poco a poco, recorría la distancia entre la casa y el lugar de donde salía aquella hermosa y monótona canción fue una sensación inolvidable, pues a medida que me acercaba había otro sonido que empezaba a percibirse junto al de la máquina: era el canto del agua, el chorro generoso surgido de las entrañas de la tierra. Bendito amanecer de tonalidades anaranjadas.... Agua, agua, aguaaaaa¡¡¡¡¡

Pocas cosas en esta creación tan simbólicas como el agua. Y todo lo que a ella concierne. Todo. Su ciclo, su imagen, sus particularidades , las diferentes formas y colores que adopta, crisol originario de toda vida, símil del conocimiento y de la sed primigenia del ser humano. Vida en suma. Remanso y fuerza destructora. Purificación y limpieza...Nada en este mundo reúne tanto significado ni vehicula tan lejos, nada reúne tanta capacidad de evocación hacia un poquito más allá de esta realidad. Nada contiene a este y a ese nivel tal grado de misericordia para el ser humano. Nada , absolutamente nada.

Sin agua  no hay vida, y en la medida que ella es escasa la vida se degrada. El agua es la vida. El  conocimiento es el agua del espíritu.

Puedes dejar de comer y aguantar muchas semanas, muchas, pero no puedes dejar que el agua te llegue: en poco tiempo la vida desaparecerá de ti, en tan solo unos pocos días.

Nada tan importante como dar agua, ofrecérsela a quien la necesita. Nada tan esclarecedor entre dos seres humanos que ese acto , mediatizado por ese elemento, como calmar la sed del otro, o abrirle las compuertas para que la vida inunde su entorno. El conocimiento. Su exterior y su interior. Agua, agua ...¡¡ nada coloca al ser humano y a todo lo existente ante su verdadera fragilidad como ese grito salido del cuerpo que se traga a sí mismo para rebañar la humedad que compone su esencia y su existencia.

El ser humano que lo tiene todo, y que abarca grifos que por doquier le ofrecen agua, se muere de "sed ".

Pocas cosas tan esclarecedoras para el ser humano que se ve obligado a escarbar su tierra madre, su propia materialidad, su propia oscuridad, para encontrar en el seno de sí mismo el torrente vivificador del agua que está ahí dentro porque aún viniéndole de afuera, cayéndole de arriba,  el camino trazado para encontrar el origen de la misma pasa por ti mismo, por esa parte de ti mismo lejana a la superficialidad de nuestra forma de existir hacia fuera. “Conócete a ti mismo”.

Eres agua, fíjate por donde

Cuando el túnel de un agujero escarbado hacia abajo, hacia el centro,  con tanto esfuerzo, tiene el encuentro con el agua es algo inenarrable. “mágico”

El agua ha empezado a brotar en la huerta de los niños de Kerrgallo...

Que el agua acuda a vosotros siempre que lo necesitéis, amigos y amigas, que les habéis abierto las puertas de la vida a esa comunidad de niños .

Que ellos , tal vez, sean agua para vosotros. Camino de autococimiento, fragua de corazones. Pues no hay agua que elevándose al desprenderse de sus escorias no deje de volver atrás para derramar la vida. 

Que ella se derrame hasta lo más profundo de vosotros mismos ya que habéis hecho posible que para ellos brote de la profundidad de la tierra.


7 comentarios:

Historias de África dijo...

¡¡¡viva!!!
david

UBIQUISQUE dijo...

Mola. Mola y MOLA.

Ahmed dijo...

Sí que viva y sí que mola.

Hoy volvimos a comer en la huerta , dos jóvenes de Bilbao y Donosti, Borja y Silvia, mi mujer y el más pequeño de mis hijos.

Se le veía muy contento al profesor.

El agua se ha encontrado a 8 metros y ahora se introducirán unos anillos de cemento y hierro que conformarán un cilindro "blindado" de 3 m y 60 cntrs, por cuyo fondo entrará el agua. Osea casi cuatro metros de agua.
Veremos que capacidad de recarga nos da ésto para poder afinar si es necesario las medidas del pozo del campo grande cuando Acosol nos facilite los medios.

Samuel, el agricultor de la comunidad cristiana de Kerrgallo, volvió a pasar por allá hoy y reiteró al profesor su promesa de que cuando el pozo esté acabado vendrá a tutelar la huerta y enseñar a los chicos.

Magnifico "voluntario". El mejor. Uno de su propia comunidad. Increible pero cierto. Avanzamos en todos los frentes. En todos.

Flor dijo...

Nosotros también estamos muy contentos.
Mola, mola y mola.
8 metros parece muy poca distancia, tengo la idea de que la gente que conozco habla de metros y metros hasta encontrarla.

¡que bien que el pozo recupere la vida! ¡larga vida a Kerrgallo!

Ahmed dijo...

Flor, Gambia está asentada sobre un mar de agua dulce que se encuentra, en su primera capa, entre tres metros y 12. Es increible que pudiendo cada familia escabar con sus propias manos un pozo, aunque no sea recubierto de cemento, que le durará años, no tenga cada una de esas familias uno. Y con un cercado que impida a las reses entrar, y un ligero sombreado de hojas de palma...tendrían una huerta...Es increíble y esa fué la misión que me marqué al venir....
Hoy los chicos de Kerrgallo siguen esa senda. El otro día que hubo esa gran reunión y comida con motivo de la vista de Conse, le pregunté a Modu el hijo del Alcalo, si eso que los chicos estaban haciendo serviría a la aldea para algo. me dijo que sí, que él había empezado a cubrir unos pocos metros para plantar tomates. le pregunté si el ejemplo cundiría: "espera un año y verás. Te sentirás feliz" me dijo.

Desde luego que esa, junto con la preparación de los chavales para cuando vuelvan a sus tierras, sería la mejor cosecha. Ese es el sueño más ambicioso en el que me balanceo. Ese, la repercusión social indirecta, es la granm potencialidad de esta acción. Incalculable.
por ello todo el resto de la acción solidaria: la escuela, el lavadero, los posibles dormitorios, son, para los demás, las lentejuelas que brillan (money, money, money ¡¡¡) y por las cuales se acercan a ver qué pasa...y cuando se acercan lo que pasa que pasa, se les dice, es que los chavales curran por sobrevivir, y dan un paso adelante para hacer una huerta...eso es lo que pasa. Acción, confianza en uno mismo...eso es lo que pasa y por éso "pasan" otras cosas...

Por ello sé que debemos hacerlo bien. Que debemos tener alguna ayuda de algún cooperante o profesional que haga que eso, la huerta, funcione. Su repercusión social sería grandísima.
Unos chavales habrían movido de su pasividad a mucha gente. Su entusiasmo y nuestra ayuda.

Eso, en el fondo es lo que hace grande grande, muy grande la historia de los niños de Kerrgallo.

No es una construcción que se fotografía, es una semilla que se planta. De ir bien, su crecimiento no podremos alcanzarlo nunca, se nos escapará del campo visual. Quiero pensar que no solo serán generaciones de chavales (verás como aumenta el número de recogidos en esa escuela. ya me ha dicho el Profesor, que han veniodo 5 niños más. Ahora son 61), será la aldea y los pueblos de origen de los chavales, y tal vez las aldea vecinas...tal vez.

Soñemos, deliremos, creamos que lo imposible es posible.

Alucinemos y flipemos con la idea de que unos desarrapados, unos piojosillos, pueden cambiar...el mundo. Un pequeño mundo de miles de seres humanos.

Ahmed dijo...

A veces pienso que las tonterías que fijan su atención, y con ello nos obligan a fijarla nosotros, a peder nuestra energía y nuestra paz, en pequeñeces que a veces son metidas con calzador en el escenario, no tienen otro objetivo que hacernos perder la perspectiva...

Hay que mantener la caña del timón a la vía, y por la brava, y que no nos olvidemos entre el revuelo del polvo, cuál es la grandeza de esta acción.

Que si madrasas, que si las lapidaciones, que si el mulá Omar y la madre que te parió, que si Ongs, que si egos, que si yo, que si tú, que si fotos, que si hostias...caña a la vía, proa al norte, y a cortar las olas, o lo que sea.

Vivan los descamisados, vivan los niños, viva la revolución de Kerrgallo¡¡¡

rosalia dijo...

Estuve en Kergallo comiendo el dia 2 de marzo y viendo los progresos en el pozo, no sabes cuanto me alegro que el agua haya llegado.